miércoles, 18 de abril de 2018

Carajacas (hígado) de pollo.

     Carajacas, nombre dado al hígado en el vocablo canario. Hace ya tiempo colgué esta receta pero realizada con hígado de res. Debo reconocer que, desde que la hice con higaditos de pollo, no las he vuelto hacer con el de res.

     No es que sean mejores ni peores, el adobo que se le pone es el mismo, pero las encuentro de sabor más suaves e incluso los críos se la comen mejor.
Ingredientes:
1 kg de higaditos de pollo, 7 dientes de ajo, 1/2 c/s  de orégano, 1 c/s rasa de pimentón dulce, 1/2 guindilla, 4 c/s de vinagre,  sal, 1/2 vaso de aceite de girasol  y papas pequeñas para guarnición.

Elaboración;

     Limpiar los higaditos de grasa y la telilla que los cubre, meter en un bol con agua fría y dejar que  limpie todo resto de sangre que tenga. Cambiar de agua hasta que salga clara.

     En un mortero ancho, echar un poco de sal y los ajos pelados y troceados, machacar hasta obtener una pasta. Seguidamente se le agrega el orégano y el pimentón y se sigue mezclando. A continuación se vierte el vinagre (Yo uso de manzana o jerez reserva para que realce el sabor) y se sigue mezclando. Finalmente se le añade el aceite y se revuelve hasta que ligue bien.
     Una vez se tenga el adobo, se le añade a los higaditos, se cubre con film transparente y se deja reposar al menos 4 horas. Aunque mejor sería hacerlo el día anterior y dejarlo reposar toda la noche. 
     En el momento de freír, se van sacando del adobo, se escurre bien y se fríen en una sartén antihaderente con dos cucharadas de aceite de oliva, por tandas. Una vez terminado, se limpia bien la sartén con una servilleta, se vuelven a meter en la sartén, se le vierte el adobo y se calienta unos 2 minutos a fuego medio alto.

     Se sirve caliente acompañado de papas sancochadas (guisadas) y regadas con un poco de adobo.
  

Canelones de pollo de corral y foie

     Bueno, vamos  con otra receta sencilla y bastante sabrosa. Al tremendo sabor del pollo de corral, se le añade un poco de foie y se remata con un poco de queso gratinado y  unas láminas de trufa negra. Escribiendo y salivando, esto es un sin vivir.

     Por navidad me sobró un poco de foie pero no era suficiente para hacer grandes cosas con él, por lo que se me ocurrió hacer esta receta y tratar de aprovecharlo al máxima y a fe que acerté. Vamos con la receta.
 Ingredientes:
20 placas de canelones, 1 pollo de corral de aproximadamente 3 kg, 1 cebolla, 2 dientes de ajo, 1 puerro (con parte de lo verde), 1 pimiento verde, perejil, 5 granos de pimienta negra, 1 vaso de vino blanco, 200 gr de foie grass, 250 gr de queso rallado, 1 trufa negra, sal pimienta y aceite de oliva virgen extra (AOVE). 

Elaboración:


     Limpiar el pollo de restos de plumas y cañones de esta. Deshuesar y reservar la carcasa.

     Colocar en una fuente para horno la carcasa, las verduras cortadas y el vino. Hornear a 180ºC, hasta que tenga un ligero color dorado. Sacar del horno y meterlo en una olla, cubrir con agua mineral, agregar los granos de pimienta y el perejil y cocer a fuego medio 20 minutos. Colar y reservar el caldo caliente.
     Mientras se cuece el caldo y aprovechando que el horno está caliente. El pollo troceado se salpimienta, se embadurna con un poco de AOVE y se hornea  hasta que esté bien dorado, pero jugoso en su interior. Se retira toda la carne de los huesos, y se desmigaja todo lo que se pueda.
     Se filetea el foie, que previamente hemos metido en el congelador unos 20 minutos, y se marca en una sartén antihaderente bien caliente.
     Una vez marcado, se junta con la carne de pollo y se tritura todo con la turmix. Se va vertiendo caldo a la masa, para aflojarla un poco y dejar con textura de relleno.
      Se cuece la pasta siguiendo las instrucciones del fabricante y se rellena con porciones de masa. Una vez rellenas, se colocan en una fuente apta para el horno, se le esparce el queso ralla por encima y se gratina.
     Finalmente se emplata colocando 5 canelones por ración y en el momento de servir, se cubre de finas láminas de trufa negra.




sábado, 24 de febrero de 2018

Albóndigas de calamar


     De todos es sabido, al menos de los que me siguen a través del blog, que me apasiona la comida oriental y también, por su similitud, la peruana y otras partes de Sudamérica. Hoy les traigo una receta bastante fácil de hacer y no por ello menos sabrosa.

     Es una receta cogida del maestro Andrés Madrigal, estrella michelín que actualmente se encuentra realizando su trabajo en Panamá. Su receta lleva también gambas, hecho que la hace aún mas sabrosa si cabe, y las presenta sobre una bullabesa que debe de saber a gloria.

     Pero, como en el momento de ver la receta, me vino a la cabeza los caldos o sopas dashi que me preparo con frecuencia, decidí hacerlas sin las gambas ya que estas las pongo por separado en el caldo y desde entonces, cada vez que las hago, no dejo de decir mentalmente, cuando la estoy comiendo, ¡¡gracias maestro!!.
Ingredientes:

Para las albóndigas:
1,5 k de calamar, 2 cebolletas, 2 ajos, 1 c/s de cilantro picado, 2 claras de huevo, 50 gr de pan rallado, 1 c/p de Pernod o anís, 1 hoja de laurel, 1/2 vaso de vino blanco, sal y pimienta recién molida y 4 c/s de aceite de oliva virgen.

Para el caldo:
2 litros de agua, los despojos del calamar, 1 rama de apio verde, 1 puerro mediano y 1 cebolla.

Elaboración:

     Se limpia el calamar, reservando los despojos, y luego se pica a cuchillo en tacos pequeños.

     Se coloca un caldero al fuego con los dos litros de agua, se le añade el puerro y la cebolla partidos en dos trozos y la rama de apio junto con los despojos del calamar. Se cuece a fuego medio durante 35 ó 40 minutos. Colamos y reservamos. 

     Mientras, se tritura la cebolleta y se fríe en una cucharada de aceite de oliva virgen, se le añade los ajos bien picados y el laurel y se deja cocer unos 15 minutos a fuego suave. Pasado este tiempo, se le añade el vino y se deja cocer hasta que reduzca por casi su totalidad. Dejar enfriar, y pasar a un bol.

     Se le incorpora el cilantro picado, el pan rallado y el Pernod o anís y se mezcla todo bien. Se agrega el calamar, las claras de huevo, se salpimienta y se pasa por la turmix hasta obtener un puré no muy fino.
     Una vez tengamos el puré, hacemos las albóndigas de aproximadamente unos 35 gramos, luego las envolvemos, una a una, en film transparente. Calentar el caldo a unos 65ºC y cocer las albóndigas, por tandas, unos 15 minutos y dejar enfriar. 
     Una vez las albóndigas cocidas, si las va a usar en un caldo como me las suelo comer, dejarlas así para que deje todo su sabor en el caldo y en el caso de romperse alguna, no hay problemas porque se queda dentro.

     En el caso de servirlas en plato con una salsa u otro acompañamiento, poner una sartén al fuego con el aceite y freírlas ligeramente.